Se encuentra usted aquí

Disponible en:EnglishEspañolPortuguês

Países de América Latina y el Caribe aprueban propuesta de la CEPAL para impulsar una transformación del desarrollo de la región pos-COVID-19

El trigésimo octavo período de sesiones de la Comisión regional de las Naciones Unidas finalizó hoy con un acto encabezado por la Vicesecretaria General de las Naciones Unidas, Amina Mohammed, la Representante Permanente de Guyana ante la ONU Carolyn Rodrigues-Birkett, la Secretaria Ejecutiva e la CEPAL, Alicia Bárcena, y el Canciller de Costa Rica, Rodolfo Solano.

28 de octubre de 2020|Comunicado de prensa

38ps_miercoles_28_-27_ok-675.jpg

Clausura del 38 período de sesiones de la CEPAL
Clausura del 38 período de sesiones de la CEPAL.
Foto: CEPAL

El trigésimo octavo período de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) finalizó este miércoles 28 de octubre con el reconocimiento de los países a la labor de la comisión regional de las Naciones Unidas y su aprobación a la propuesta presentada en el documento Construir un nuevo futuro: una recuperación transformadora con igualdad y sostenibilidad, en donde llama a edificar un nuevo futuro pos-COVID-19 en la región mediante una recuperación transformadora del desarrollo, con mayor igualdad y sostenibilidad.

El encuentro bienal más importante de la CEPAL -que se desarrolló por primera vez de manera virtual- cerró hoy sus debates con un acto en el que participaron Amina Mohammed, Vicesecretaria General de las Naciones Unidas; Carolyn Rodrigues-Birkett, Representante Permanente de Guyana ante la ONU y Presidenta del Grupo de los 77 más China; Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva e la CEPAL; y Rodolfo Solano, Ministro de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica, país que pasa a ejercer la presidencia de la CEPAL por los próximos dos años.

En el evento de tres días participaron en total 800 personas, de las cuales 400 fueron delegados de gobierno; 55 de agencias, fondos y programas de la ONU; siete representantes de organismos regionales; y 300 de la sociedad civil. Además estuvieron presentes en los paneles 24 Ministros de Relaciones Exteriores y 19 viceministros. En total se registraron sobre 40 mil reproducciones de las transmisiones de esta reunión a través de las diversas plataformas online de difusión pública de la CEPAL.

Los representantes de 43 Estados miembros y 9 países asociados de la CEPAL aprobaron al cierre de la reunión 14 resoluciones en las que instan a la Comisión a continuar su labor de colaboración con sus Estados miembros en el análisis integral de los procesos de desarrollo orientado a la formulación, el seguimiento y la evaluación de políticas públicas, y a seguir prestando servicios operativos en los campos de la información especializada, el asesoramiento, la capacitación y el apoyo a la cooperación y coordinación regional e internacional.

En particular, se aprobó la “Resolución de San José” -en honor a la capital de Costa Rica, país que ofició de anfitrión del período de sesiones a pesar de haberse realizado íntegramente de manera virual- en donde los países de la región acogen con beneplácito el enfoque integrado del desarrollo que ha caracterizado el pensamiento de la CEPAL desde su creación, y la pertinencia de los temas examinados y comparten el tenor general de las conclusiones que ofrece el documento de posición presentado por la Comisión. Asimismo, encarga al organismo que lleve a cabo estudios y elabore propuestas de políticas públicas de los países, en estrecha colaboración con los encargados de formular políticas en esos países, con el objeto de apoyar el fortalecimiento de las capacidades nacionales para el logro del desarrollo sostenible.

En su discurso, la Vicesecretaria General de las Naciones Unidas, Amina Mohammed, agradeció al Gobierno de Costa Rica por presidir esta reunión y felicitó a la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, “por su increíble liderazgo y compromiso con la región de América Latina y el Caribe”.

“El lunes, el Secretario General de la ONU (António Guterres) alabó el rol pionero de la CEPAL en la promoción de una mayor comprensión más inclusiva del desarrollo sostenible. Esta semana ha demostrado una vez más que la CEPAL se ha consolidado como EL centro de pensamiento del Secretariado de las Naciones Unidas en la región y como un foro regional de diálogo de políticas clave”, destacó.

Mohammed señaló que los efectos negativos del COVID-19 en los países de la región han restringido las respuestas de los gobiernos a las urgencias de la pandemia y, en el mediano plazo, socavan su capacidad de reconstruir mejor. “En este sentido, las Naciones Unidas, y la CEPAL en particular, han puesto sobre la mesa muchas propuestas audaces y novedosas, como un ingreso básico de emergencia para los más vulnerables, exenciones de impuestos y períodos de gracia para las pequeñas y medianas empresas, una canasta básica digital, un nuevo pacto político y fiscal para asegurar una protección social universal y una transición energética verde en la región, entre otras”, declaró.

“En los últimos tres días hemos escuchado acerca de los valientes esfuerzos que muchos países de esta región están llevando a cabo para enfrentar el impacto inmediato del COVID-19 y para mantener a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible como la hoja de ruta de sus esfuerzos de mediano y largo plazo. Esto nos da mucha esperanza”, indicó Mohammed. “Reconstruir mejor significa poner a la igualdad y la sostenibilidad ambiental en el centro de la recuperación”, dijo.

La Embajadora Carolyn Rodrigues-Birkett felicitó a Alicia Bárcena por el innovador análisis que la CEPAL sigue entregando, incluyendo el documento presentado en esta sesión. “Debemos centrar nuestro pensamiento en algunas acciones críticas para marcar el camino hacia el futuro, poniendo creciente énfasis en la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la importancia del financiamiento del desarrollo, que es uno de los focos de esta reunión”, indicó.

Estas acciones incluyen la construcción de políticas coherentes y capacidades institucionales, el acceso al financiamiento (que es crítico para la recuperación global y el crecimiento económico), la necesidad de que las instituciones financieras internacionales adopten nuevos enfoques sobre los riesgos y reduzcan la naturaleza pro-cíclica de los flujos financieros hacia los países, y forjar asociaciones para el desarrollo confiables, con el apoyo del Sistema de Desarrollo de las Naciones Unidas.

“La Agenda 2030 entrega un marco de referencia para responder efectivamente a los desafíos actuales. Para complementar las acciones nacionales, las organizaciones regionales como la CEPAL juegan un rol importante para aplicar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) al contexto regional”, dijo Rodrigues-Birkett.

En sus palabras de clausura, Alicia Bárcena agradeció al Gobierno de Costa Rica por su liderazgo en esta sesión y su visión y compromiso para los próximos dos años al frente de la CEPAL. También valoró la Declaración política sobre una recuperación sostenible, inclusiva y resiliente, que las y los Cancilleres de los 33 países de America Latina y el Caribe suscribieron aquí, en el marco del trigésimo octavo período de sesiones de la CEPAL.

“Hay un amplio consenso que la pandemia ha expuesto las desigualdades y fragilidades de los países de la región. En este contexto, la comunidad internacional debe tomar en consideración las problemáticas especificas de los países de renta media de la región y de los pequeños estados insulares del Caribe. Debemos considerar las brechas estructurales y la situación de vulnerabilidad que han sido expuestas por el COVID-19”, remarcó Bárcena.

“Hemos sometido a su consideración una propuesta audaz, con evidencias, con escenarios para abordar estos tiempos complejos de enormes desafíos. Quizás lo más profundo es el llamado firme a cambiar el modelo de desarrollo y redoblar esfuerzos hacia una recuperación pos-COVID-19 guiada por los principios del desarrollo inclusivo, la igualdad y la sostenibilidad”, señaló la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL a los participantes.

“El documento que presentamos es un documento para la acción, realista y necesario, que responde a las necesidades urgentes de América Latina y el Caribe. Queremos reiterar que la salida a esta crisis requerirá liderazgos transformadores y capacidad de diálogo y de construcción de pactos políticos y sociales que convoquen amplias coaliciones para garantizar acceso universal a la salud, a la protección social, al empleo con dignidad. Se necesita un cambio en los modos de producción y consumo, para construir Estados de Bienestar”, agregó Bárcena.

“Reconstruir con igualdad y sostenibilidad es el camino. Esto requerirá de pactos sociales y políticos para garantizar que estos objetivos se conviertan en política de Estado, con la participación de comunidades, empresas, mujeres y jóvenes. A su vez, se precisan nuevas formas de gobernanza mundial para proveer de bienes públicos globales, como la salud universal (una vacuna contra el coronavirus para todos), la seguridad climática y la protección de la atmósfera, la estabilidad financiera, la paz y la protección de los derechos humanos”, enfatizó Alicia Bárcena.

Finalmente, el Ministro de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica Rodolfo Solano también agradeció a la CEPAL y a su Secretarria Ejecutiva por el éxito de la reunión en la coyuntura de esta nueva realidad virtual. Indicó que los debates del período de sesiones recordaron la necesidad de recuperar axiomas del pacto social: solidaridad, cooperación, combate a la desigualdad, inclusión e innovación. “Queda marcada así la senda de nuestro trabajo por los próximos dos años”, precisó el Canciller.

“El multilateralismo, la solidaridad y la cooperación internacional son la única salida real a esta crisis inédita, y deben convertirse en el centro de nuestro trabajo. Así lo indicó el Secretario General António Guterres, con quien compartimos esta visión. La máxima de no dejar a nadie atrás, debe inspirar las decisiones que a futuro tomen nuestros países, en cumplimiento de los compromisos de desarrollo y de la Agenda 2030”, declaró Solano.

“No será posible ninguna transformación sin el componente de recursos frescos de las instituciones financieras internacionales. Pero estos recursos no pueden venir bajo las mismas condiciones que se exigen hoy, sino que será necesario fomentar plazos más largos, tasas más bajas, y períodos de gracia más amplios. En este esfuerzo, la CEPAL puede acompañar a los países en la construcción de la narrativa que fundamente su obligación fiscal con ese compromiso transformador hacia un destino de bienestar bajo el criterio del bien común”, indicó.